Ni alas, ni hilos, ni geles


¿Te imaginás un producto para cuando menstruás que no tenga ni alas, ni hilos, ni mágicos geles absorbentes? ¿Y te imaginás una publicidad de productos de higiene femenina que te hable de frente, que no te muestre un líquido azul, que no te haga creer que "en esos días" no pasa nada y que no te trate como una tonta?

La copa menstrual es un invento de 1930. Sí, aunque no lo puedas creer, es verdad. Perdió fama muy rápido opacada por los descartables que llegaban para, supuestamente, hacernos la vida más fácil. Pero ochenta años después no sabemos qué hacer con la basura que generamos y que la tierra no alcanza a digerir. Sobre todo en los países anglosajones se la conoce y usa hace ya, por lo menos, 30 años. Por acá, recién nos enteramos.

Te invito a conocer el Museo de la Menstruación y mirar una campaña publicitaria diferente sobre la menstruación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada